September 15, 2016 Comments(0)
    Tags: ,

    Donde nacen nuestros vinos: Historia de Sauce

    Localizada a 35 kilómetros de la capital del país por la ruta 6, “la ciudad del vino por excelencia” es también donde se halló el cementerio más grande de animales prehistóricos de Sudamérica. Esa misma zona, donde hoy viven aproximadamente 13 mil habitantes dedicados al comercio, la industria, la producción vitivinícola y granjera, alberga ricos testimonios materiales pertenecientes a protagonistas de decisivas batallas independentistas (Las Piedras) y luchas fratricidas (Guerra Grande).
    En 1851, a instancias del presbítero Pedro de San Miguel y vecinos, comenzó el proceso fundacional de Sauce. El patrimonio histórico-cultural integra a la casa donde el prócer nacional José Gervasio Artigas, vivió sus primeros años. Su estructura edilicia fue reconstruida en 1927 y constituye la única casa-museo existente en el país. En su interior se conservan elementos utilizados por Artigas en el país y durante su exilio en Paraguay.
    La iglesia fue fundada a mediados del siglo XIX. En su cúpula, desde donde se domina más allá del horizonte sauceño, el doblar de una campana donada por el Vaticano en 1870 convoca a los fieles.
    La Casa de la Cultura es el bastión de recuerdos de sus habitantes. En su museo, integrado al centro cultural y al circuito turístico, se exponen artículos, herramientas, vestimentas y publicaciones de época que otorgan una semblanza sobre la riqueza vital de quienes forjaron la historia de la zona.
    El terreno sauceño convoca al interés científico. A 3 kilómetros de la ciudad, en las orillas del arroyo Vizcaíno, fue hallado en 1997 el cementerio de animales prehistóricos más grande de Sudamérica (gliptodontes y lexstodontes) que vivieron en el planeta hace más de 10 mil años.
    La conservación y protección de la naturaleza es un objetivo prioritario para los lugareños y una de las excusas fundamentales para visitar Sauce. En un espacio de 13 hectáreas se extiende el parque “José Gervasio Artigas”, uno de los más grandes jardines botánicos del país. La forestación está compuesta por especies comunes y exóticas, algunas de ellas ya extinguidas en otras regiones.

    Leave a reply